¿Qué es la domótica? ¿Cómo funciona un hogar inteligente?

tablet domotica y hogar inteligente

Se denomina domótica al conjunto integrado de sistemas y dispositivos inteligentes que permiten la automatización de una vivienda o edificio, controlando y eficientizando aspectos tales como el uso energético, la seguridad, la limpieza y el confort.

Si partimos de la definición de la palabra ‘domótica’ nos encontramos con que se trata de la unión de las palabras “domus” (casa en latín) y “tica” que deviene de automática (del griego: αὐτόνομος; “que se gobierna a sí mismo”). En resumen, podemos decir que domótica significa “casa que se controla a sí misma”.

Efectivamente, los sistemas y elementos domóticos que podemos incorporar en un hogar pasan a formar parte del mismo y nos permiten ejercer un control centralizado de gran parte de las acciones y tareas que se desarrollan dentro.

De aquí deviene el concepto de “hogar inteligente”, es decir, una vivienda en la cual se utilizan sistemas y aparatos domóticos para conseguir un uso más eficiente de la energía, así como también mayor seguridad, comodidad y confort.

¿Para que sirve la domótica?

La domótica bien aplicada en un hogar puede aportar muchísimos beneficios y mejorar la calidad de vida de quienes viven dentro. A través de un panel de comandos o desde nuestro smartphone podemos controlar la calefacción, el aire acondicionado, las luces, las cerraduras, las persianas, cámaras de vigilancia, la lavadora y hasta un robot aspirador.

Muchos estarán pensando ya, bien, pero a todas estas cosas podemos manipularlas manualmente y tampoco es tanto esfuerzo, ¿verdad? Entonces, ¿dónde está el verdadero beneficio de tener un hogar inteligente?

Si bien poder controlarlo todo desde nuestro móvil es rápido y hasta divertido, la verdadera razón de ser de la domótica es que, al mantener todos los dispositivos conectados a una red de internet, el sistema inteligente puede hacer que todas estas tareas se ejecuten de la forma más eficiente posible, lo que se traduce en un aumento del ahorro energético.

Ahorro energético a través de la domótica

Año tras año el consumo de energía es mayor a nivel mundial, y gran parte de esa energía se produce con recursos limitados y no renovables, lo que genera efectos negativos tanto en el aspecto ecológico como el económico.

  • Desde el punto de vista económico, el aumento en la demanda de energía hace que los precios tiendan a subir, por lo que eficientizar el consumo siempre significa un ahorro monetario para el usuario.

  • Desde el punto de vista ecológico, si todos reducimos nuestro consumo doméstico estaremos contribuyendo a minimizar el impacto del hombre sobre el medio ambiente.

Algunos ejemplos de ahorro energético a partir de la domótica:

  • Sistemas de Iluminación eficiente: estos sistemas son capaces de adaptar la intensidad de la iluminación en función de la variación de luz solar durante el día, el ambiente de la casa o la presencia de personas. De esta manera nunca sucederá que nos olvidemos una luz encendida.

  • Sistemas de apertura y cierre de persianas, toldos y cortinas: abre y cierra persianas y cortinas en los momentos exactos para lograr el mayor aprovechamiento de la energía solar y, con esto, se reducirá el tiempo en que se necesite encender la calefacción.

  • Sistemas de regulación de calefacción: adaptan la temperatura de la casa en base a los cambios de temperatura en el exterior, la hora del día, la zona de la casa o la presencia de gente.

  • Sistemas de secuenciado del encendido de electrodomésticos: programan la puesta en marcha de los equipos eléctricos en aquellos momentos del día en que el precio de la energía es menor.

  • Programación de la desconexión de circuitos eléctricos no prioritarios: el mejor ejemplo es el de desconexión del aire acondicionado antes de alcanzar la potencia contratada.

  • Detección de la apertura y cierre de ventanas: informan si existe alguna ventana abierta en el momento en que se encuentra funcionando la calefacción o el aire acondicionado, para minimizar las pérdidas energéticas.

  • Sistemas de detección de fugas: son capaces de reconocer cuando se produce una fuga de gas, avisar al usuario y cortar el suministro para evitar peligros mayores. También pueden reconocer si se produce una pérdida grande de agua, avisando y cortando el servicio.

  • Control inteligente del riego: pueden medir la humedad del suelo mediante un sensor y encender el riego solo cuando es necesario. Del mismo modo, se detendrá cuando el suelo haya alcanzado un nivel de humedad determinado. De esta manera se eficientiza el uso de agua.

  • Grifería inteligente: optimizan el caudal y la temperatura de salida del agua en cada grifo.

¿Qué tanto se puede ahorrar con todos estos sistemas? Para que te des una idea, un aire acondicionado funcionando tan solo 1 grado por debajo de lo necesario, incrementa el gasto energético entre un 8% y un 10%.

Además de todas estas opciones, tener un hogar inteligente donde todos los sistemas están conectados nos permite realizar un monitoreo de los consumos energéticos de la vivienda, de manera que podremos identificar qué hábitos deberíamos modificar para lograr un uso aún más eficiente de la energía.

Otro aspecto interesante es que no sólo podremos controlar lo que gastamos, sino también lo que producimos. Así es, en caso de que contemos con celdas fotovoltaicas para la generación de energía, también podremos monitorizar este valor.

Beneficios de tener un hogar inteligente

En los últimos años puede observarse una tendencia creciente en lo que se refiere al diseño y la construcción de edificaciones que ya están pensadas para tener una red domótica incorporada. Del mismo modo, muchísima gente realiza modificaciones en sus casas no inteligentes para domotizarlas cada vez más.

caricatura de una casa inteligente comandada desde el móvil

Se estima que en 2017 menos de un 4% de los hogares incorporaba algún tipo de tecnología inteligente, y en 2021 este número ha ascendido a un 11,37%. Las proyecciones indican que para el 2025 más del 20% de los hogares del mundo tendrá al menos un dispositivo domótico.

Este crecimiento se debe a que años atrás el concepto de casa inteligente estaba restringido a personas con un alto poder adquisitivo, ya que se trataba de algo tan novedoso como lujoso. Hoy en día los constantes avances tecnológicos y desarrollos de software han permitido que todas estas aplicaciones sean mucho más accesibles para los hogares comunes.

Por esta razón, cada vez hay más gente interesada en conocer cuáles son los beneficios de tener hogar inteligente. Aquí te contamos los más importantes:

Mayor ahorro energético:

Sin dudas el beneficio más importante de la domótica es el ahorro de energía que se puede alcanzar con la optimización del uso de electrodomésticos, sistemas de calefacción, iluminación y minimización de pérdidas. Esto se traduce directamente en un ahorro económico y también en una reducción del daño global sobre el medio ambiente.

Mayor seguridad:

Con el uso de la domótica podemos controlar la apertura y cierre de puertas desde nuestra tablet, altavoz inteligente o smartphone; incluso podemos bloquear las puertas cuando no estamos en casa. También podemos recibir mensajes de alerta si los sensores detectan que alguien está intentando entrar a nuestra vivienda.

Por otra parte, es posible incorporar un sistema de cámaras de seguridad para poder vigilar desde nuestro móvil lo que sucede tanto dentro como fuera de nuestro hogar.

Pero cuando hablamos de seguridad no solamente nos referimos a tener un mejor sistema antirrobos, sino que también la domótica nos asistirá en la detección, alerta y corte de cualquier fuga de gas que pudiese producirse y resultar peligrosa tanto para la casa como para las personas que viven en ella.

Mayor confort:

Un hogar inteligente es aquel que se adapta a nuestras necesidades, automatizando tareas rutinarias y secuenciales, y optimizando todas las condiciones de la casa a cada momento para mejorar nuestra calidad de vida en general.

No se trata del hecho de poder manipular luces, persianas, termostatos, equipos de audio y video, las puertas y hasta el suministro de alimento y bebida para las mascotas, sino de poder hacerlo desde cualquier lugar y en cualquier momento, tanto si estamos dentro o fuera de la casa, de manera sencilla y, siempre que sea posible, de forma automática.

Acceso a personas con discapacidades:

Gracias a la domótica las personas con movilidad reducida pueden acceder con facilidad a los diferentes elementos del hogar sin necesidad de trasladarse, incluso solo con un comando de voz a través de un asistente virtual en un altavoz inteligente. De esta manera, se dota de mayor independencia a aquellos que de otra manera hubiesen necesitado a alguien que los asistiera en el hogar.

¿Cómo funciona la domótica?

La conexión de todos los dispositivos inteligentes y del sistema central se lleva a cabo mediante una red de Wifi, a través de la cual se envía y recibe información todo el tiempo. El sistema central utiliza la información que recibe de los diferentes sensores para decidir qué acciones realizar.

Como dijimos anteriormente, también contamos con un panel de control a través del cual podemos acceder a toda la información de nuestro sistema domótico y manipular los diferentes electrodomésticos o aparatos inteligentes que tengamos conectados. Se puede ingresar a este panel desde una tableta, un portátil, un Smart TV o un móvil, lo que significa que podremos realizar acciones sobre nuestro hogar inteligente incluso cuando no hay nadie en él.

Otra opción interesante para controlar nuestros aparatos Smart es hacerlo mediante nuestra voz a través de un altavoz inteligente. Así es, los asistentes virtuales de Alexa y Google Assistant permiten que los micrófonos de nuestros altavoces sean el canal de entrada para las órdenes con las que comandamos nuestro hogar inteligente.

Imagínate llegar a casa y simplemente exclamar “Alexa, enciende las luces del living”, o “hey Google, pon el aire acondicionado en 25°” y tus peticiones son obedecidas de inmediato por tu hogar inteligente. Esto ya no es un sueño futurista, es real y son cada vez más las viviendas en las que los asistentes virtuales se usan para manipular sistemas domóticos.

En definitiva, toda la información que viaja a través del sistema lo hace en forma de código a través de un protocolo específico y debe ser decodificada al llegar a cada terminal o a la central. Por este motivo es que no cualquier dispositivo puede formar parte de nuestra red domótica, sino solamente aquellos capaces de soportar estos protocolos.

Aunque para algunos suene obvio, es importante aclarar que no es posible manipular las bombillas comunes y corrientes de nuestra casa con una red domótica, sino que deberemos instalar bombillas inteligentes. Del mismo modo sucede con el resto de los dispositivos que formen parte de nuestro hogar inteligente.

Dispositivos y aplicaciones inteligentes para tu hogar

Termostatos

Cámaras de seguridad

Enchufes inteligentes

Bombillas inteligentes

Altavoces inteligentes

Levanta persianas inteligentes

Compronautas.com
Elegir nunca había sido tan fácil